Conocimiento, aprendizaje y proyección del pasado en la sociedad digital HAR2016-78147-P

Mejor web blog / personal 2019

Conocimiento, aprendizaje y proyección del pasado en la sociedad digital HAR2016-78147-P

Mejor web blog / personal 2019

Confinados…

Confinados, sí. Por lo tanto, y como no queda otra por pura responsabilidad y sensatez, aquí estamos, cada uno en su casa (que es lo que hay que hacer). Concretamente se me pasan por la cabeza muchas conclusiones como individuo y como historiador, pero me voy a limitar a remitir a una de las cosas más peculiares, y que no tiene nada que ver en estas circunstancias tan poco agradables para nadie. Me refiero al uso indiscriminado que hacen ahora mismo muchos de los que han tildado esto de los videojuegos, las humanidades digitales y esos inventos del Maligno -los chismes digitales- son… en fin… pues eso, herramientas malignas. Pues bien, gracias a ellas pueden hacer su trabajo, pueden comunicarse con los demás, y pueden hasta comprar en el supermercado.
Otra tontería que se me ocurre. Es curioso lo que me decía un colega, acerca del «pegamento» que tenía su criatura con un mando de la PS en las manos, y ahora se quejaba de que le dolían ya las manos y quería salir a la calle. Como me niego a hacer memes con todo esto, aunque disfruto con los de los demás porque siempre siempre siempre el humor será vía de salvación, pues termino con el comentario de que jugaremos a todo lo que no habíamos podido. He probado Builders of Egypt. Prologue. Quienes jugamos a Faraón y a los Niños del Nilo estamos muy contentos de que el género tenga una salud espectacular. Ahí va una captura del prometedor juegazo de gestión.